www.elcosodeloscalifas.com TU WEB TAURINA
miércoles, 19 de septiembre de 2012


“PARA  SER  BUEN TORERO HAY QUE TOREAR MUCHO EN EL CAMPO”

Que ha supuesto para Vd. este nombramiento?
-          
-         - Un orgullo y una satisfacción enorme. Eso de poder ayudar a chavales a que toreen sin que les cueste nada es una labor grandiosa.
-          
-         Vd. fue alumno de la Escuela…
-          
-         Efectivamente. Mi abuelo Rafael, que era muy aficionado, me llevó a la Escuela cuando tenía doce años. Allí cogí por primera vez un capote y una muleta y me enseñaron a manejarlos. Luego mi primo Alfonso se encargó de mi preparación y entrenaba con él.
-          
-         - Quien le iba a decir entonces que un día seria el director…
-          
-         Las vueltas que da la vida. Cuando ingresé en la escuela, el director era Rafael Blancas, el único que ha habido desde que se fundó hace treinta y cinco años, y ahora le voy a sustituir.
-          
-         - Reto muy difícil…
-          
-         Torear es difícil pero sustituir a una persona que, junto a sus diferentes equipos de colaboradores, lo ha dado todo por la Escuela y la ha prestigiado, es una tarea harto complicada. Lo que pasa es que vengo con mucha ilusión, y eso lo relaja todo.
-          
-         Nuevos planes, nuevos proyectos…
-          
-         Por supuesto. Mi idea primordial es que los chavales toreen en el campo cuanto más mejor. Para ser un buen torero, aparte de muchas otras cualidades,  es importantísimo torear bastante en el campo. Ya he tomado contacto con diferentes ganaderos amigos míos y me han ofrecido su casa para cuantas veces haga falta. Creo que eso será muy bueno para los chavales. A fin de cuentas a la Escuela se va a aprender a torear, y el campo enseña una barbaridad. Asumo este reto con el compromiso de dedicarle todo el tiempo posible.
-          
-         - Que meta se ha propuesto?
-          
-         - Que los alumnos se harten de torear y el que de verdad sirva sacará provecho y otros comprenderán que para ser torero hay que nacer. En esto del toro con la voluntad sola no es suficiente.


-          
-         - Hoy los alumnos lo tienen más fácil que en su época?
-          
-         - Natural. Hay otro concepto de lo que es acudir a una ganadería. Yo hice mucha parilla esperando que se me autorizara bajar a torear y había veces que te volvías del campo sin dar un pase, sin embargo hoy van invitados con el respaldo de la escuela y eso ya es una garantía de que torearan.



-          
-         Son necesarias hoy las escuelas taurinas?
-          
-         - Yo diría que imprescindibles. De aquellos tiempos en que los aspirantes a toreros tenían que ingeniárselas de mil maneras para acudir a una tienta ( topes de los trenes, haciendo auto stop, etc…) hasta hoy, todo ha cambiado. Los “maletillas” ahora van en coche y el equipo de muletas y capotes que portan es de máxima calidad. Yo, por ejemplo, aún siendo alumno de la escuela, por no tener catorce años no podía torear, y estaba loco por ponerme delante y probarme, por eso la primera vez que toreé fue en secreto, en un taller mecánico de Cañero. Uno que trabajaba allí, que también era alumno, llevó una becerra cerró la puerta y nos hartamos de torear “Palitos”, Castillero y yo.
-          
-         - En estos treinta y cinco años, con cerca de mil quinientos chavales matriculados solo han llegado al doctorado 21 alumnos. Está justificada la labor de la escuela?.
-          
-         Pues claro. Ojalá dentro de otros treinta años podamos decir lo mismo. Llegar a ser matador de toros es muy complicado y difícil, y todos no pueden serlo. La escuela no es solo un semillero de aspirantes a matadores de toros. Hay chicos que su ilusión es ser excelentes subalternos y Córdoba ha dado siempre los mejores. Sin embargo si no cuajan como toreros si lo hacen como aficionados de postín, con unos conocimientos taurinos impresionantes. Nunca habrán perdido el tiempo.
-           Pues mucha suerte maestro.-

Ladislao Rodriguez Galán

0 comentarios: