www.elcosodeloscalifas.com TU WEB TAURINA
domingo, 13 de enero de 2013


  MARCÓ UNA ÉPOCA Y FUE EL TORERO MAS REVOLUCIONARIO DEL SIGLO XX




Con un ambiente de lujo la plaza de toros de "Los Tejares" de  nuestra ciudad fue testigo de un  hecho histórico ocurrido el día 25 de Mayo de 1963: la alternativa de "El Cordobés", que como se recordará había sido suspendida el día 12 de Octubre de 1962 por causa de la lluvia. Córdoba se convirtió, por este motivo, en cita obligada  de todo el planeta taurino, pues nadie quería perderse el doctorado de un novillero que había arrasado allá por donde actuaba. Para este día tan especial, se habían encerrado seis toros de la ganadería de Samuel Flores, de Albacete, bien presentados y bravos que contribuyeron al éxito del nuevo matador. Completaban el cartel Antonio Bienvenida, padrino de la ceremonia y José María Montilla como testigo. El aforo de la plaza resultó insuficiente ante la demanda de localidades para este magno acontecimiento. Cientos de personas quedaron fuera al no conseguir boleto y los afortunados nunca olvidarán lo acontecido en el ruedo. Al término del paseíllo una ovación atronadora obligó a "El Cordobés" a salir a los medios a saludar, honor que compartió, gentilmente, con sus dos compañeros. El toro de la alternativa se llamaba "Palancar", pesó 464 kilos y estaba marcado con el número 88. Salta el toro a la arena y desde que Benítez se abrió con el capote, para enjaretarle una serie de ajustadas verónicas rematadas con dos medias de ensueño, la plaza comienza a hervir. El burel toma dos varas y tras ser banderilleado se procede a la ceremonia del doctorado. El público está en pié aplaudiendo a rabiar. Brinda este primer toro de su vida al respetable y comienza la faena. Pases de todas las marcas pisando un terreno inverosímil con el tendido completamente entregado. "El Cordobés" no se cansa y, como el toro repite una y otra vez, la faena se prolonga entre el delirio de los tendidos. Termina su labor con unas manoletinas de cartel y una estocada entera que acaba por desbordar el entusiasmo general. El público, que ya agitaba los pañuelos en plena faena, pide con fuerza los máximos trofeos pero el palco solo concede las dos orejas. El diestro es obligado a dar dos vueltas al ruedo y la presidencia se lleva una bronca de antología. Pero si Manuel Benítez formó un gazpacho en el toro de la alternativa, en su segundo enemigo,  sexto de la tarde, organizó un cacao que hizo temblar los cimientos de la plaza. Este animal atendía por Lamparilla, estaba marcado con el nº 149, pesaba 543 kilos y lucía unos pitones terroríficos que en absoluto amedrentaron al matador. Muy al contrario, salió como un rayo del burladero en su busca y lo recibió con un ramillete de verónicas, con el sello de la casa, que pusieron el horno hirviendo. El toro, en su pelea en varas, hirió a un caballo y derribó estrepitosamente a otro. "El Cordobés" comenzó la faena con su clásico pase del desprecio para irse de inmediato a los medios. Series en redondo, molinetes, naturales de ensueño y desplantes, todo con la plaza entregada y la música tocando sin descanso. Monta la espada y esta no entra. Ejecuta unas manoletinas de lujo antes de volver a volcarse en el morrillo del toro, pincha y a la siguiente consigue enterrar todo el estoque en la misma cruz. El tendido se puebla de pañuelos y esta vez sí, el presidente acata el fervor popular y concede las dos orejas y el rabo dando Benítez una clamorosa vuelta al ruedo saliendo de la plaza a hombros acompañado de Montilla que había logrado un balance de oreja y vuelta al ruedo. Por su parte, Antonio Bienvenida, cosechó silencio y palmas.  La cuadrilla de Benítez estuvo formada por los subalternos Pepín Garrido, Agustín Quintana y Antonio Iglesias y los picadores "Joseíto" y "Ratón". Las cabezas de los toros de "El Cordobés" fueron adquiridas y mandadas disecar por el aficionado cordobés José Ángel Ramírez y lucen en su salón campero.

 Manuel Benítez nació en Palma del Río el día 4 de Mayo de 1936, así pues este año cumplirá 77 años. Sus padres fueron  José Benítez Méndez y  Ángeles Pérez Regal, es el más pequeño de cuatro hermanos, Ángeles, Encarnación, Carmen y José. Manolo fue bautizado en la iglesia de Santa Bárbara de Peñarroya (19 de marzo de 938) ya que la familia se trasladó allí al estallar la guerra civil. Siendo un niño queda huérfano al fallecer, primero su madre y después su padre. De joven comenzó un duro peregrinar por tentaderos y dehesas acompañado de sus amigos Juan María Horrillo y Manuel Rodríguez Requena. Se traslada a Madrid donde trabaja de albañil. Ya para entonces se había lanzado de espontáneo en las plazas de Córdoba, Aranjuez y Madrid. Su primer traje de luces lo viste el día 15 de agosto de 1959 en Talavera de la Reina (Toledo), un terno alquilado por el empresario de la obra en que trabajaba. Al principio era conocido como "El Renco", aunque en sus primeras actuaciones se anunciaba como "Palmeño". Cuando estaba dispuesto a marchar a Francia, a trabajar en la recogida de la uva, conoce a Rafael Sánchez "Pipo", un afamado taurino que confía en el muchacho y le organiza una exaustiva preparación por ganaderías salmantinas. La temporada de 1960 es la del inicio de su exitosa  carrera. La primera actuación, de esta nueva y definitiva etapa, utilizando ya el nombre de "El Cordobés", tiene lugar en Córdoba, el 15 de mayo. Logra triunfar y se comienza a hablar de un torero diferente. A partir de ahí sus actuaciones se multiplican y decide debutar con caballos en su localidad natal el día 27 de Agosto de 1960 enfrentandose  a tres novillos de Juan Pedro Domecq con un éxito apoteósico.  El balance de su primer temporada es contundente: torea 16 novilladas sin caballos, 14 con picadores y tres festivales. En total 33 festejos en los que consiguió noventa orejas, treinta y un rabos, trece patas y 30 salidas a hombros. En 1961 torea sesenta y siete festejos, presentandose en las plazas mas importantes y perdiendo varias novilladas por diferentes cornadas graves. La temporada de 1962 alcanza a torear 109 novilladas. La  de su alternativa (1963) toreó 13 novilladas y 63 corridas de toros. En 1965 consiguió un récord al torear 111 festejos de los cuales 31 fueron en el mes de Agosto. Este récord fue pulverizado por el mismo en 1970 al lograr torear 121 corridas. El día 1 de junio de 2002, su hijo Manuel le corta la coleta en la plaza de toros de Los Califas tras obtener los máximos trofeos a un toro de María José Barral.  "El Cordobés" rodó dos películas "Aprendiendo a morir" y  "Chantaje a un torero".

EL 29 de Octubre de 2002,  en un acto multitudinario, fue  nombrado V Califa del Toreo.-

Texto: Ladislao Rodríguez Galán                fotos: Ladis









2 comentarios:

alfonso dijo...

Sin duda uno de los grandes en la historia de la tauromaquia. Espero que los aficionados e instituciones cordobesas estén a la altura para conmemorar esta efemerides.alfonso.

alfonso dijo...

Sin duda uno de los grandes en la historia de la tauromaquia. Espero que los aficionados e instituciones cordobesas esten a la altura para conmemorar esta efemerides.alfonso