www.elcosodeloscalifas.com TU WEB TAURINA
domingo, 24 de septiembre de 2017

En la tarde de ayer se celebró el primer festejo de la feria taurina de Pozoblanco en el coso de Los Llanos, tras el desencajonamiento de los toros  y tentadero público para los alumnos de la escuela taurina de Córdoba del día anterior. Se lidió una gran corrida de toros con el hierro de Alcurrucén, que ofreció muchas posibilidades tanto a David Mora como a José Garrido, que se midieron en un mano a mano tras la baja de Antonio Ferrera que presentó un parte facultativo al no estar totalmente recuperado del percance sufrido en la pasada feria de Albacete. Brilló con luz propia el extremeño José Garrido que mostró la dimensión de torero que es.


Abrió cartel el madrileño David Mora, que volvía a Pozoblanco tras su paso el año anterior. Se encontró con un primer ejemplar precioso de hechuras , y que a la postre, sería el mejor del encierrro con diferencia. Lo recibió muy templado con el capote donde el animal ya empezó a mostrar sus grandiosas cualidades. El mismo Mora le realizó un bonito quite por chicuelinas. Brindó su labor al respetable. Desde el comienzo de faena, el animal se arrancaba de lejos  con una embestida dulce, repitiendo por ambos pitones sin cansarse. Destacó toreando sobre todo con la mano derecha, donde extrajo meritorios muletazos. También lo intentó por la izquierda, donde no se sintió tan cómodo.  Estuvo bien David, pero la faena no llegó a tener la rotundidad que requería el toro, quizás por el peso de abrir la tarde. Mató de estocada y cortó la primera oreja de la tarde con petición de la segunda.  Al presidente le faltó la sensibilidad de conceder una más que merecida vuelta al ruedo al de Alcurrucén. El público lo premió con ua clamorosa ovación en el arrastre.


En el tercero de la tarde, el torero madrileño brindó a Santiago Muñoz, propietario de la ganadería de Jaralta. Compuso una faena basada en la mano derecha,ya que fue el pitón más potable del cornúpeta. Tras matar de pinchazo y estocada, fue silenciado.


En el quinto, último de su casillero, lo intentó el torero por ambos pitones, pero sin el resultado esperado, ya que se topó con el toro mas soso y sin transmisión de la tarde. No tuvo opciones.  Fue ovacionado con saludos desde el tercio como premio a sus ganas de agradar en todo momento.


El segundo componente del cartel era el extremeño José Garrido, que dejó el listón muy alto en el coso pozoalbense. En su primero, se encontró con un animal con poca transmisión, nada que ver con el que le precedió que abrió plaza. Lo intentó el extremeño sobre todo por el lado derecho, pero no llegó a tener mucha relevancia. Fue ovacionado desde el tercio tras matar de pinchazo y estocada caída.


Ante su segundo, cuarto de la tarde, vimos al José Garrido que esperábamos, de corte clásico y artista. Recibió a su enemigo de una larga cambiada de rodillas, para después dar paso al buen toreo a la verónica con una media de cartel. Calentó al público con su manejo del percal. Posteriormente, ejecutó un ceñido quite por chicuelinas con mucho sentimiento. En la muleta, hizo una faena basada en la pureza, aroma y torería. Se sintió y disfrutó mucho. Sobresalieron sobre todo sus tandas de naturales largos, de magnífica estética y composición. Por la derecha, también se gustó, pero no se prodigó tanto . Destacaron sus remates muy toreros. Mató de estocada caída y cortó una oreja con fuerte petición de la segunda, con fuerte bronca al palco por no concederla. Al recoger la oreja, el torero extremeño la tiró al suelo de rabia.Fue un feo gesto hacia el palco y máxima autoridad del festejo. Hay que ser profesional y acatar lo que se decida desde arriba, aunque en ocasiones cierto es, que desde la presidencia se tiene poca sensibilidad con lo visto en el ruedo y se quieren convertir en protagonistas, pero quizás lo defectuoso de la espada, fue su baza para no concederla.


 En el último ejemplar del encierro, salió Garrido muy caliente y con ganas de abrir la Puerta de Los Gallos. Lo recibió muy bien a la verónica, rematándolo con una media de rodillas casi en los medios. Comenzó con la franela toreando a pies juntos. Toreó por ambas manos, pero sin llegar a alcanzar la profundidad de la faena anterior, ya que el animal embestía algo rebrincado y no era tan dulce en su embestida. Le faltó quizás un puyazo más. No se acopló del todo Garrido. Terminó con unas ajustadas manoletinas. Tras matar al segundo intento, cortó una oreja como compensación a su buena tarde, y  así poder abrir la puerta grande que se había ganado en su anterior enemigo.


Resumiendo, festejo entretenido el celebrado en Pozoblanco, con una buena corrida de Alcurrucén, que terminó con la salida a hombros de Garrido,  y en el que como nota negativa, el público no respondió en los tendidos como requería el cartel.


FICHA TÉCNICA:


Plaza de toros de Pozoblanco. Se lidiaron 6 toros de la ganadería de Alcurrucén de buen juego en líneas generales y bien presentados. Destacaron el 1º y el 4º, aplaudidos en el arrastre. Casi media plaza en los tendidos en tarde de agradable temperatura.


David Mora: Oreja, silencio y ovación con saludos desde el tercio.
José Garrido:Ovación con saludos desde el tercio, oreja con fuerte petición de la 2ª y oreja.




FOTOGRAFÍA. RAÚL HERNÁNDEZ.

0 comentarios: