www.elcosodeloscalifas.com TU WEB TAURINA
viernes, 25 de mayo de 2018

Los matadores de toros Enrique Ponce y Ginés Marín han cortado una oreja cada uno en la primera corrida de toros de la feria taurina de Córdoba.


Abrió cartel el valenciano Enrique Ponce, que volvía al coso califal tras ser el triunfador de la feria del año anterior. Se encontró con un animal casi inválido, de nulas opciones, que se dio un fuerte golpe de salida contra uno de los burladeros,  lo que probablemente le perjudicó, ya que durante la labor muleteril el diestro de Chiva apenas pudo darle cinco muletazos. Mató de pinchazo y estocada su labor fue silenciada. Fue pitado en el arrastre


En el cuarto de la tarde, segundo de su lote, Ponce sacó partido de un toro por el que nadie apostabámos. No ofreció posibilidad alguna de capote. Se hizo cargo de los primeros capotazos de la lidia el propio torero, donde lo fue analizando. Brindó su labor al público cordobés, y realizó una faena en la que hizo embestir al toro de manera suave, empleando ambas manos, destacando algunas tandas al natural. En el epílogo de la faena, ejecutó las famosas poncinas, inventadas por el mismo, abusando quizás excesivamente de las mismas. La estocada caída final fue precedida por un pinchazo. El respetable pidió la oreja que le fue concedida.


Le seguía en el cartel el madrileño Julián López "El Juli", que volvía a Los Califas tras su ausencia el año pasado. El 2º de Daniel Ruíz fue devuelto a los corrales tras partirse el pitón, El sobrero de Virgen María, bonito de hechuras, tuvo calidad sobre todo por el pitón izquierdo.  Le realizó un bonito quite toreando a la verónica Ginés Marín, donde ya el astado dejó claro que su pitón iba a ser el izquierdo. Así lo vio Julián, y  sin apenas probaturas ,se puso a torear con  la zurda donde extrajo muletazos de mano muy baja y profundos. También toreó por la mano derecha, pero no tenía las mismas cualidades el animal. Volvió a la izquierda tras sufrir un desarme, dando la mejor tanda de la tarde. Su fallo con los aceros, le privó de cortar trofeos. Fueron dos pinchazos y estocada, raro que falle en la suerte suprema. Recibió una ovación con saludos.


En el quinto de la tarde, lo toreó bien a la verónica, destacando una bonita media. Brindó al público, pero ne topó con un toro parado y sin opción alguna al lucimiento, aunque también es cierto que no se le notaron las mismas ganas de agradar que en su primero. Falló con el descabello varias veves y fue silenciado.


El tercero en el cartel era el extremeño Ginés Marín, que volvía a una de las primeras plazas que lo vieron de matador de toros., concretamente en su segunda corrida de toros. En su primero, tuvo un recibo muy garboso capotero donde dio varias verónicas, dos chicuelinas, rematándolo con una media de rodillas. Quitó muy bonito Ponce por delantales. Brindó al público, realizando una labor donde destacaron los suaves naturales y las bernardinas finales. Mató de estocada caída sin puntilla y cortó una oreja.
En el sexto y último de la tarde, sobresalió una bonita media con el percal. Entró al quite Ponce nuevamente con dos chicuelinas y una media de la que salió perdiendo las manos el cornúpeta. Tuvo la clase  y elegancia de disculparse ante Marín. Tras brindar al público, pudo robarle algunos meritoros muletazos a un enemigo con poca emoción y transmisión. Acabó con él de una media estocada trasera y saludó desde el tercio.


Resumiendo, festejo entretenido el celebrado en Los Califas, en el que se vieron cosas interesantes, pero donde la corrida no terminó de romper por la falta de casta y fuerza de los toros. Como nota positiva, hay que añadir que el público asistente pidió los trofeos en su justa medida a lo que acontecía en el ruedo, sin la excesiva generosidad de otras temporadas.




FICHA TÉCNICA:


Plaza de toros de Los Califas (Córdoba). 1ª de la Feria de Ntra. Sñra. de la Salud. Media plaza en los tardes de agradable temperatura. Se han lidiado 5 toros de Daniel Ruíz y uno, el sobrero (2º bis ) de Virgen María. El sobrero fue noblle. Los de Ruíz estuvieron bien presentados, nobles en general pero con poca fuerza.  El mejor fue el 4º y el peor el 1º.


Enrique Ponce: Silencio y una oreja.
Julián López "El Juli": Ovación con saludos desde el tercio y saludos.
Ginés Marín: Una oreja y ovación con saludos desde el tercio.

Incidencias: Al finalizar el paseíllo, la Casa del Toreo de Córdoba entregó una placa homenaje al diestro Fernando Tortosa.


FOTOGRAFÍAS

: DAVID HERNÁNDEZ.

0 comentarios: